Paseo del Ánimo

El Camino de Santiago fluye por nuestras calles dejándonos la riqueza cultural y personal de todos los caminantes y peregrinos que nos visitan hoy igual que lo hicieran hace siglos, sin los cuales Belorado no sería los que es.

El “PASEO DEL ÁNIMO”, es una iniciativa que pretende destacar y acompañar a todos los que recorren el trazado jacobeo a su paso por nuestra localidad. Una inquietud que intenta demostrar que el propio Camino ofrece un reconocimiento y un homenaje a todos aquellos que lo han recorrido que lo han defendido y han conseguido que el principal itinerario cultural europeo ostente hoy el símbolo de la UNESCO. Ese recuerdo, ese homenaje quedaría presente en el Camino que tanto han defendido.

El Camino debe un homenaje a los  que lo recorren día a día, en definitiva lo construyen lo mantienen y le dan vida, todas estas personas de manera anónima o de manera testimonial deben tener un lugar donde quede el reflejo de su paso y a su vez quede un legado para las generaciones futuras.

También debe ser el escaparate de la inquietud actual, personas que pueden ser un reflejo de la sociedad y que merecen estén presentes en un proyecto que une sentimientos y culturas más allá de otras diferencias. El baluarte de que el Camino sigue vivo, sigue presente y que entre todos  conseguiremos  salvaguardar. Será una manera de preservarlo, cuidarlo, y mantener una inquietud sobre un bien común que ha sido declarado PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD. Resulta maravilloso descubrir que el único lugar  del mundo declarado Patrimonio de la Humanidad donde uno puede dejar su testimonio sea éste, y él debe ser el que otorgue el reconocimiento tan merecido a los que le ayudan y han defendido tanto.

Este testimonio quedara reflejado en dos huellas de bronce sobre una baldosa. En primer lugar una del pié, éste representaría el acompañamiento testimonial de quien deja la huella a los peregrinos que recorren la ruta jacobea. La segunda sería de la mano, aquí el signo es de acogida, una mano tendida que refleje la hospitalidad y la bienvenida. Las huellas quedaran plasmadas sobre el Camino dejando así un sendero que representara ese acompañamiento y esa guía.

Las calles que actualmente acogen las baldosas son la calle Mayor, la calle Raimundo de Miguel y Navas y la calle Hipólito López Bernal.

Se siguen recogiendo huellas y los 25 de Julio de cada año, en celebración del Día de Santiago, peregrinos anónimos tendrán la posibilidad de dejar las suyas.

 

Plano Paseo del Ánimo